sábado, 27 de noviembre de 2010

Dave Brubeck - Time Out (Columbia)


Pese a la controversia sobre su capacidad para tocar el piano con swing y las reticencias que provoca el éxito masivo, el tiempo ha puesto las cosas en su lugar y la importancia de la obra de Dave Brubeck, alumno de Darius Milhaud influenciado como el Modern Jazz Quartet por algunos conceptos de la música clásica, difícilmente puede ser puesta hoy en entredicho. Por supuesto tampoco hay duda de que una parte considerable del mérito recae en el formidable talento del saxo alto de Paul Desmond, epítome del cool, al que mantuvo a su lado durante 17 años, el infalible contrabajo de Eugene Wright y la sofisticada batería de Joe Morello, arrebatado a Marian McPartland para redondear ese cuarteto de lujo, a pesar de lo cual incomprensiblemente muchos discos nada despreciables de esa formación aún esperan reedición en CD.

En 1959, el mismo año en que Miles sienta definitivamente las bases del jazz modal con Kind of Blue, el cuarteto de Dave Brubeck graba Time Out, la que sería su obra cumbre. Pese a su enorme popularidad, perfectamente explicable por su irresistible atractivo melódico, el álbum era un experimento arriesgado para la época al alejarse del manido esquema rítmico del 4/4 y en ocasiones incluso de ese tiempo de vals en 3/4 que con tanto acierto había explotado el quinteto de Max Roach, lo que le valió una reacción inicial negativa por parte de la crítica. Brubeck se atreve a probar métricas más exóticas, ideas que parece que le surgieron en una gira que le llevó a recorrer países orientales como India y Turquía en 1958. Blue Rondo a la Turk (nada que ver con la pieza de parecido título de Mozart) es el ejemplo más claro de esa conexión.

Se trata de una obra memorable, un disco redondo incluyendo la magnífica portada de S. Neil Fujita, recientemente desaparecido y creador también de la de Mingus Ah Um, obra maestra del contrabajista en Columbia. El enorme éxito de Take Five, el tema de Desmond en 5/4 que no se publicó en single hasta mucho después de que el LP estuviera en circulación, tiende a hacer olvidar que el resto del disco es una delicia de principio a fin, con otra media docena de composiciones firmadas por un Brubeck en estado de gracia que se convertirían en clásicos, como Kathy's Waltz, dedicada a su hija, Everybody's Jumpin', o Three To Get Ready, un tema por el que tengo una especial predilección que comienza con un sencillo ritmo de vals y que contiene un gran solo de Brubeck y ese inconfundible sonido puro y cristalino de Desmond.

8 comentarios:

  1. Muy bueno, este lo tengo bastante escuchado. Me encanta. 100% contigo, más allá de Take Five el disco es una pasada, es más, las primeras veces que lo escuché me saltaba este tema en concreto, lo tenía más que aburrido, me molestaba la idea de que se conociera este trabajo solo por este tema. Por cierto, muy buena elección del tema en el reproductor, una delicia. Un Saludo

    ResponderEliminar
  2. Este año leí el libro "Paul Desmond et le coté feminin du monde" de Alain Gerber y es muy recomendable. Mezcla notas biograficas, con ficción y ensayo (critica).
    En cuanto al disco ya está todo dicho, Cayetano.
    "Take Five" aportó muchísimos royalties a Desmond, una composición que hizo para lucimiento de Joe Morello y casi sin quererlo le salió esa maravilla (bien es cierto que de tan oída ya uno se cansa, como dice Chals).

    ResponderEliminar
  3. Guau, este disco lo conoci hace tiempo. Es alucinante. Me encanto.

    Gran post amigo. Pozo de sabiduria jazzistica. Un placer, as usual...

    ResponderEliminar
  4. Hola Antonio, ¿sabes que según cuenta Brubeck en las notas del CD este Three to Get Ready fue un éxito en Francia como Jazz et Java cantada por Claude Nougaro, que también hizo el Blue Rondo como About de Scouffle?

    ResponderEliminar
  5. Por si alguien se pierde, aparte de la introducción al piano en 3/4, el resto del tema, a partir de la entrada de Desmond, son dos compases en 3/4 + dos en 4/4. Se nota especialmente bien a partir de 0:32, Brubeck toca en 3 y Morello en 4. Es curioso lo bien que se adapta Brubeck a esta métrica en su solo, a uno se le olvida que es "diferente".

    A mí Morello me encanta, pero "Take Five" me cansa un poco. Prefiero el tema que comentas o "Strange Meadow Lark".

    F

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por la aportación, Fer, así da gusto. Y para llevaros la contraria tengo que decir que a mí no me cansa ni el Take Five y mañana voy a meter un vídeo para volver a recordarlo.

    ResponderEliminar
  7. Sí, el tema "Le Jazz et la Java" fué muy popular en Francia, un superexito. No conocía sin embargo la adaptación de Blue Rondo.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, están por ahí en youtube y el título que copié de las notas del CD también estaba incorrecto, es 'a bout de souffle', como la famosa película de Godard.

    ResponderEliminar