domingo, 19 de diciembre de 2010

Captain Beefheart, un genio excéntrico

La noticia del fallecimiento el pasado viernes a los 69 de años de edad y como consecuencia de una larga enfermedad de Don Van Vliet tiene algo de fantasmal, ya que a Captain Beefheart, ese personaje enigmático con el que construyó su propia leyenda, ya lo había enterrado el propio Van Vliet hace casi tres décadas después de una carrera revolucionaria, de las de escaso impacto comercial, pero de las que dejan una huella imborrable que no cesa de crecer con el paso del tiempo.

Famoso por su actitud despótica con sus músicos y por su tormentosa relación con el que fuera su amigo y mentor, Frank Zappa, Captain Beefheart se dio a conocer con una aguerrida versión del Diddy Wah Diddy de Bo Diddley. Con la publicación en 1967 del LP Safe As Milk acompañado de su Magic Band, cimentó su peculiar estilo, una amalgama de blues y rock influenciado sobre todo por Howlin' Wolf, inspiración de su extravagente estilo vocal, que se convertiría en el arquetipo de la psicodelia más underground de finales de los 60.

Pero en poco tiempo su música iba a alcanzar cotas insospechadas. En 1969 Zappa le produjo Trout Mask Replica, hoy en día elevado a la categoría de disco de culto como uno de los grandes hitos de la historia del rock, pero que es comprensible que en su época provocara un shock monumental. Surrealista hasta el dadaísmo, el doble álbum integraba elementos del free jazz de Ornette Coleman en una de las obras más bizarras jamás realizadas. En una estética similar aunque más accesible, Lick My Decals Off, Baby se convirtió en su álbum más exitoso, pero disputas legales sobre sus derechos lo han relegado al olvido respecto a algunas de sus obras menos ambiciosas.

Con The Spotlight Kid y Clear Spot evolucionó hacia terrenos más convencionales sin perder sus señas de identidad, para desembocar a continuación en un bajón creativo interpretado por sus fanáticos como una concesión a la comercialidad, si bien emplear esta palabra referida a Captain Beefheart parece un sarcasmo. Finalmente reconstruyó su banda a finales de los 70 intentando volver al estilo de sus comienzos y redimiéndose ante esos fans desencantados con su trilogía final: Shiny Beast (Bat Chain Puller), Doc At The Radar Station y Ice Cream For Crow, tras la que desapareció radicalmente de la escena musical para dedicarse a una vieja afición, la pintura, en la que encontraría un negocio mucho más lucrativo que el de la música.

La influencia de Captain Beefheart se extiende hasta figuras de la talla de Tom Waits, que reconvirtió su estilo en los 80 tomándole como modelo para crear su propio e inconfundible universo. Multitud de bandas de rock, del punk a las corrientes más experimentales, de Sonic Youth a los White Stripes, tienen una deuda innegable con este visionario adelantado a su tiempo, si no directamente, porque Captain Beefheart fue un personaje demasiado insólito como para poder ser copiado, sí en su espíritu transgresor y vanguardista.

3 comentarios:

  1. Una lastima para el mundillo rock esta perdida Aprovecho Cayetano para agradecerte el enlaze y saludarte por estas fiestas ya que andare medio errante hasta enero y esperando que el 2011 nos encuentre bluseando y jazzeando de lo lindo
    Un abrazo my friend

    ResponderEliminar