lunes, 11 de octubre de 2010

Michael Formanek - The Rub And Spare Change (ECM, 2010)

Desde el solo Am I bothering you? han pasado 12 años hasta la publicación de un nuevo disco como líder del contrabajista Michael Formanek. Dedicado fundamentalmente a la enseñanza, ha mantenido activa una banda en la escena local de Baltimore, pero para su regreso ha reunido a un cuarteto neoyorquino con el saxofonista Tim Berne, un estrecho colaborador, y dos de los músicos más creativos y solicitados del momento, el pianista Craig Taborn y el batería Gerard Cleaver.

Formanek es un todoterreno cuyas composiciones densas y complejas parecen a priori en las antípodas del tópico sonido gélido y espacioso asociado a ECM. Su música, un perfecto equilibrio entre composición e improvisación, está plagada de giros rítmicos y melódicos, y lejos de basarse en la típica sucesión de solos, exige la interacción permanente del grupo. Desde el arranque de Twenty three neo, construido en torno a un hipnótico ostinato de piano, hasta el cierre de Too big to fail, con un Taborn torrencial, el enciclopédico pianista se convierte en la pieza clave de uno de esos discos esquivos que te absorben sin dejarse atrapar fácilmente, pero que te van dando nuevas satisfacciones en cada escucha.

5 comentarios:

  1. Suena muy bien esto que cuentas.
    A ver si lo encuentro.
    GRacias tío.
    Un abrazo
    P.s. Por cierto, recuerdo que te comente que tenia el Scar de Joe Henry y a ver si lo esccuhaba. Lo hice, joder. No me aciordaba: Marc Ribot, Ornette Coleman y Brad Mehldau.... Madre mía, gracias por recordarlo.

    ResponderEliminar
  2. Lo recomiendo sin reservas. Formanek se mueve en un terreno de difícil adscripción, según sus palabras componen como si improvisaran e improvisan como si compusieran. Si sigues el blog te darás cuenta de que este es un ejemplo perfecto del tipo de música que más me mola.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro porque lo escuché. He escuchado esas palabras, improvisación compuesta y composición improvisada. Me ha gustado y Tim Berne se sale.
    Por cierto, estoy escuchando ahora (me lo recordó el comentarltelo antes) el último trabjo de Joe Henry, Blood From Stars, del 2009. Es alucinante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es que Joe Henry no a tregua, después del Scar sacó el Tiny Voices que es fascinante, luego va y se marca el Civilians que es de isla desierta, el cruce perfecto entre Dylan y Waits, y ya el Blood from stars parecía que tenía que ser el lógico bajón depués de esa obra maestra, pero si lo vas escuchando es tan bueno como los otros, lo que pasa es que además es diferente, un genio.

    ResponderEliminar
  5. he estado preparando un post toda la tarde y no habia leido tu ultimo comentario. a ver si los encuentro porque desde luego es brutal

    un abrazo

    ResponderEliminar