jueves, 7 de octubre de 2010

Lizz Wright - Fellowship (Verve, 2010)

En los tiempos que vivimos, en los que las fronteras entre las cantantes de jazz y pop se han difuminado hasta casi desaparecer, con su portentosa voz y el soul que impregna sus interpretaciones, Lizz Wright parte con ventaja sobre sus rivales en esta liga.
Después de un primer disco neo-soul, para los dos siguientes se asoció con Craig Street (el productor responsable del giro de Cassandra Wilson hacia el pop sofisticado en los 90), un acierto con el que perfiló su delicioso estilo mezcla de r&b y folk.

Con sus antecedentes familiares, era cuestión de tiempo que dedicara un disco al gospel. Su revisión de algunos clásicos del género respeta sus elementos característicos: los coros, las palmadas, el piano de sabor añejo. Pero no todo es fervor religioso, también hay versiones en la línea de The orchard, como la irreconocible Fellowship de Me'Shell Ndegeocello, la tremenda (I've got to use my) Imagination de Gladys Knight, la sensual Feed the light de la cantante indie Joan Wasser (Joan as police woman), o un In from the storm de Jimi Hendrix con aires de country-blues. Puede que no sea su disco más redondo, pero ¿cómo no caer rendidos ante los encantos de esta nueva diosa de la música negra?

Podéis escuchar Fellowship en Spotify.

2 comentarios:

  1. Muy bien disco, un repaso a las raices afro-americanas más elementales.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. La conocí por Chals de Route AMericana y aunque su ritmo de gospel no es el mío, me gustó. Tengo que ir alguna otra cosa suya
    Saludos

    ResponderEliminar