domingo, 30 de enero de 2011

Champion Jack Dupree - Blues From The Gutter (Atlantic)


Originario de Nueva Orleans, Champion Jack Dupree fue el clásico pianista de barrelhouse, centrado en el boogie-woogie pero que incorpora a su repertorio todo tipo de blues. Tras una infancia difícil (pasó por el mismo orfanato que Louis Armstrong) y una juventud inmerso en la fecunda tradición musical de su ciudad, comenzó a recorrer el país y además de tocar el piano se ganó la vida de cocinero y como boxeador en una fulgurante carrera de la que conservaría su apodo, hasta que recaló en Chicago en los 40. Allí contactó con el productor Lester Melrose, que se adjudicaría los derechos de muchas de sus canciones, iniciando una abundante discografía que se vió interrumpida cuando fue llamado a filas en la Segunda Guerra Mundial. A partir de los 60 fue uno de los primeros bluesmen en exiliarse a Europa, donde aún grabaría discos notables con las principales estrellas del blues británico, para más tarde caer en el olvido cuando su estilo se convierte en un anacronismo, grabando solo con algunos fervientes discípulos que encontraría en la escena danesa y alemana. Solo poco antes de su muerte a comienzos de los 90, regresaría a Estados Unidos publicando un último disco con el que volvería a adquirir una cierta popularidad.

En 1958 registró para Atlantic el que sería sin duda su LP más famoso: Blues From The Gutter, una obra inspiradísima que no debería faltar en ninguna discoteca de blues. El disco se graba en las mejores condiciones con una fantástica banda: el saxo alto de Pete Brown, un veterano de numerosas orquestas de swing y jumpin' blues, la guitarra de Ennis Lowery, más conocido como Larry Dale, el contrabajo de Wendell Marshall, que venía de ser el titular de la orquesta de Duke Ellington, y la batería de Willie Jones, cuyas credenciales incluían a Monk y Mingus. El pianista y cantante aborda un variado material: algún boogie-woogie, recreaciones de temas tradicionales como Frankie & Johnnie y Stack-O-Lee, y letras que hacen referencia con toda su crudeza a la bebida y las drogas, como en Can't Kick The Habit y Junker's Blues, un tema que aprendió de su maestro Willie Hall y que fue el germen de numerosos clásicos de la música de Nueva Orleans. Pero también podemos encontrar blues en el poderoso estilo vocal de Big Joe Turner, como T. B. Blues, que hace referencia a la tuberculosis, o como el clásico de St. Louis Jimmy Oden Goin' Down Slow, que en esta ocasión no cuenta con el saxofonista pero reserva un destacado papel a la contenida pero exquisita guitarra de Larry Dale, que se cuenta que fue una fuente de inspiración para Brian Jones.

viernes, 21 de enero de 2011

Skip James - Devil Got My Woman

Febrero de 1931, Estados Unidos inmersa en la Gran Depresión. Un bluesman originario de Bentonia, Mississippi, se dispone a coger un tren en Jackson con destino a Milwaukee, Wisconsin. Allí se encuentra con el jefe de grabación de Paramount, con el que se traslada hasta la cercana Grafton. Por primera vez, Skip James se dispone a dejar constancia de su raro talento a cambio de unos cuantos dólares y la promesa de futuros pagos. La primera canción que sirve de test de sonido, la escalofriante Devil Got My Woman. Durante dos días, acompañándose a la guitarra y al piano, graba más que ningún otro artista de Paramount. En los siguientes 30 años no volvería a saberse nada de él.

miércoles, 19 de enero de 2011

Mis votaciones para la Encuesta El Intruso 2010 (III)

Batería
1. Tyshawn Sorey
2. Gerald Cleaver

Muchas de las bandas más destacadas de la actualidad están lideradas por baterías y así se refleja en otros apartados. Tyshawn Sorey además de brillar en los Five Elements de Steve Coleman, llamó mi atención por Paradoxical Frog, su trío con Ingrid Laubrock y Kris Davis, que en cada escucha encuentro más fascinante, y por su nuevo cuarteto, del que aún no hay disco pero se puede disfrutar en vivo aquí. Gerald Cleaver es otro de los que gustan de ritmos intrincados y lo he elegido por lo que aporta a The Rub And Spare Change de Michael Formanek y Searching For Adam de Rodrigo Amado.

Contrabajo
1. John Hebert
2. Michael Formanek

John Hebert es otro de los ubicuos, aparte de liderar un trío en Spiritual Lover, lo he destacado por su labor como acompañante en varios discos ya citados: Saturn Sings de Mary Halvorson, Searching For Adam de Rodrigo Amado y Twines of Colesion de Michael Attias. Formanek, tras una larga etapa de silencio, volvió con fuerza con The Rub And Spare Change y además estuvo espléndido en el trío Ground Rush de Julian Arguelles.

Piano
1. Jason Moran
2. Matthew Shipp

Teclados
1. Craig Taborn

A Moran ya lo incluí en la categoría global, mientras que Matthew Shipp publicó a solo 4D y el dúo con Sabir Mateen SAMA. Aunque hubo numerosos discos destacables de pianistas, además de la ya mencionada Kris Davis, también me sorprendió John Escreet con Don't Fight The Inevitable y como parte del nuevo cuarteto de Sorey. En el apartado de teclados aposté por un experto en la materia: Craig Taborn por Deluxe de Chris Lightcap.

Violonchelo
1. Daniel Levin

Violín
1. Billy Bang

Guitarra
1. Mary Halvorson
2. Nels Cline

Daniel Levin firmó con su cuarteto Bacalhau y también estuvo a dúo con Rob Brown en Natural Disorder. Del veterano Billy Bang apareció un disco de hace ya unos años: Prayer For Peace. A Mary Halvorson la coloqué en el puesto de honor en la categoría global, mientras que los Nels Cline Singers publicaron otra excitante entrega: Initiate y se reunieron con ROVA en el fastuoso The Celestial Septet.


Otros Instrumentos
1. Jason Adasiewicz (vibráfono)

Jason Adasiewicz publicó en trío Sun Rooms, uno de los discos más exquisitos del año, además de aportar un colorido especial a algunos de los proyectos más creativos de la escena de Chicago: Empathetic Parts del Loose Assembly de Mike Reed y Stars Have Shapes de la Exploding Star Orchestra de Rob Mazurek.

Músico / Grupo en concierto
1. Peter Brotzmann Chicago Tentet
2. Vijay Iyer Trio

De los conciertos a los que he podido asistir, la experiencia más impactante fue sin duda la del Chicago Tentet de Peter Brotzmann, una descarga de adrenalina brutal que tuvimos la fortuna de que pasara al fin por Madrid. Por otro lado, en Copenhague tuve la oportunidad de disfrutar del trío de Vijay Iyer, que con la portentosa rítmica de Stephan Crump y Marcus Gilmore resulta aún más atractivo que en su disco a solo.

Sello
1. Clean Feed
2. Not Two

Ya he dedicado sendas entradas a estos dos sellos discográficos, el portugués Clean Feed, y el polaco Not Two, que sin duda son los que me han hecho pasar los mejores ratos en 2010 y de los que he comentado aquí unas cuantas referencias.

martes, 18 de enero de 2011

Mis votaciones para la Encuesta El Intruso 2010 (II)

Trompeta/Corneta
1.Taylor Ho Bynum
2. Nate Wooley

El nombre de Taylor Ho Bynum no debería ser ninguna sorpresa, ya que además del disco de su grupo cooperativo Book Of Three acumuló una espectacular racha de colaboraciones: Stepwise a dúo con Tomas Fujiwara, Searching For Adam de Rodrigo Amado, Song / Dance del Convergence Quartet, sin olvidar que forma parte también de la Full Throttle Orchestra de Adam Lane en Ashcan Rantings. En cuanto a Nate Wooley, aunque presentó el disco Tooth & Nail a dúo con Joe Morris, mi elección se debe sobre todo a su deslumbrante aparición en el Day In Pictures de Matt Bauder, en Bacalhau de Daniel Levin, y a que también se lucía en el Ashcan Rantings de Adam Lane.

Otros destacados del año: Peter Evans, miembro de Mostly Other People Do The Killing, que publicó con su propio cuarteto Live In Lisbon y se sumó al trío Parker-Guy-Lytton en Scenes In The House Of Music, y Kirk Knuffke, con su refrescante Amnesia Brown.

Saxo
1. Darius Jones
2. Keefe Jackson

Posiblemente la categoría más complicada debido a la enorme competencia y a que no tenía un favorito claro. Finalmente me incliné por la revelación del año anterior, Darius Jones, pieza clave por la tremenda originalidad de su sonido de la banda From Bacteria To Boys de Mike Pride en Betweenwhile. Por su parte Keefe Jackson, uno de los claros candidatos a recoger el relevo de Fred Anderson en la escena de Chicago, firmó uno de mis discos favoritos del año: Seeing You See y apareció también en el estupendo These Times de Aram Shelton.

Más nombres que pasaron por mi cabeza: el omnipresente Tony Malaby, que a su Tamarindo Live sumó apariciones en las bandas de Michael Attias, Mario Pavone y Jason Ajemian, y el emergente Jon Irabagon, otro miembro de los Mostly Other People Do The Killing que publicó el maratoniano Foxy.

Clarinete
1. Jason Stein

Dedicado en exclusiva al clarinete bajo, Jason Stein publicó con su trío Locksmith Isidore el que puede que sea su disco más inspirado hasta la fecha: Three Kinds Of Happiness.

Otro clarinetista destacado fue Ben Goldberg, que además de firmar una de las entregas de la serie del Book Of Angels de John Zorn, participó en el debut de Vijay Anderson Hardboiled Wonderland.

Trombón
1. Jeb Bishop
2. Steve Swell

Tengo debilidad por el trombón de Jeb Bishop desde que lo descubrí en la primera época del Vandermark 5. Con su anterior trío ya pude disfrutar en una ocasión en Lisboa de un glorioso directo, pero el que ha reunido en 2009 no le va a la zaga y el disco es una maravilla. Además en Seeing You See y Wire & Brass formó un tándem terrorífico con Keefe Jackson y Dave Rempis respectivamente. En cuanto a Steve Swell, un ilustre veterano de los que casi nunca recibe la atención debida, volvió a mantener muy alto el listón con su banda Slammin' The Infinite en 5000 Poems.

lunes, 17 de enero de 2011

Mis votaciones para la Encuesta El Intruso 2010 (I)

La revista argentina El Intruso, una imprescindible fuente de información sobre el jazz más creativo y siempre una lectura deliciosa con sus asombrosos textos, tan eruditos como amenos, viene organizando una encuesta para elegir lo más destacado del año. En la edición correspondiente a 2010 he tenido el honor de ser invitado a participar, una oportunidad que sirve de complemento ideal a mi lista de discos favoritos del año y que agradezco muy sinceramente. Y aquí están ya los resultados globales de la encuesta.

Músico del año
1. Mary Halvorson
2. Jason Moran

Una categoría en la que no he tenido muchas dudas. La guitarrista Mary Halvorson no solo ha ocupado el segundo puesto de mi lista de discos con Saturn Sings, sino que además aporta su frescura a otro de mis favoritos, Actionspeak de Tomas Fujiwara, así como al Finally Out Of My Hands de Ches Smith, mientras que muestra su faceta más aventurera en Pool School de Tom Rainey. Por su parte, el pianista Jason Moran ha sido el otro triunfador indiscutible del año, no solo por su celebrado Ten, sino también por su impecable labor en otro puñado de discos: Apex de Rudresh Mahanthappa y Bunky Green, Mirror de Charles Lloyd y Lost In A Dream de Paul Motian.

Músico revelación
1. Lisa Mezzacappa
2. Vijay Anderson

Dos músicos habituales del área de la bahía de San Francisco de los que he comentado aquí sus debuts al frente de sus propios proyectos: Bait & Switch y Hardboiled Wonderland. Y nuevamente una chica en el puesto de honor. En un primer momento había optado por la pianista canadiense Kris Davis, pero finalmente me pareció que no era la elección más apropiada en esta categoría ya que aunque ha sido en 2010 cuando ha llamado mi atención por el trío Paradoxical Frog, acumula ya una dilatada carrera con varios discos a su nombre.

Grupo del año
1. Adam Lane's Full Throttle Orchestra
2. Mike Reed's People Place & Things

Adam Lane ha reunido en la formación del Ashcan Rantings de su Full Throttle Orchestra un selecto grupo de músicos de primer nivel como Taylor Ho Bynum, Nat Wooley y Matt Bauder, que es un lujo de escuchar. Por otro lado, el batería Mike Reed mantiene el grupo People Place & Things para reinterpretar música hecha en Chicago en los 50 desde una perspectiva actual. Para el disco Stories And Negotiations contó con la impagable presencia de algunos de los veteranos de aquellos días: Ira Sullivan, Art Hoyle y Julian Priester, y la banda sonó mejor que nunca.

Grupo revelación
1. Mike Pride's From Bacteria To Boys
2. Tomas Fujiwara & The Hook Up

Otros dos baterías con vocación de líderes. Aunque no es su primer registro, Betweenwhile sí que es el disco que ha puesto en el mapa al From Bacteria To Boys de Mike Pride, un grupo que aúna tradición y modernidad. No menos atractivo fue el debut de la banda The Hook Up de Tomas Fujiwara, Actionspeak. Ambos discos acabaron en mi lista de favoritos.

Álbum del año
1. Harris Eisenstadt, Woodblock Prints
2. Mary Halvorson, Saturn Sings
3. Adam Lane, Ashcan Rantings

En este caso el trabajo estaba hecho ya que me he limitado a señalar los tres primeros de mi lista de discos del año, todos ellos comentados aquí.

Compositor
1. Harris Eisenstadt
2. Adam Lane

Si por algo destaca ese jazz camerístico del Woodblock Prints de Harris Eisenstadt es por sus esmeradas composiciones. Igual de fascinantes resultan las del Ashcan Rantings de la Full Throttle Orchestra de Adam Lane. De haber ampliado la selección me hubiera inclinado también por Matt Bauder, que me sorprendió muy gratamente con su Day In Pictures.

domingo, 16 de enero de 2011

Rodrigo Amado - Searching For Adam (Not Two, 2010)

El saxofonista portugues Rodrigo Amado estuvo implicado en el nacimiento del sello Clean Feed, del que posteriormente se desligó para crear su propia etiqueta, European Echoes. Gracias a aquella experiencia ha mantenido siempre contacto con un selecto grupo de músicos americanos y para esta ocasión ha reunido una banda de lujo con la corneta relampagueante y el fiscorno vaporoso de Taylor Ho Bynum, el contrabajo polifacético de John Hebert y la batería polirrítmica y abigarrada de Gerald Cleaver, un trío que por su parte acaba de publicar otra exquisitez, Book Of Three (Rogueart).

Amado pertenece a una generación y a una sensibilidad musical de la que Ken Vandermark ejerce de estandarte. En su sonido grueso al tenor, más tenebroso aunque igual de rotundo al barítono, podemos encontrar ecos que van desde el swing de Coleman Hawkins hasta el free rabioso del olvidado Glenn Spearman. Inspirado en una serie de fotografías tomadas por el saxofonista en Nueva York, el disco se abona a la libre improvisación pero mantiene un perfecto equilibrio entre melodismo y abstracción, entre lo conocido y lo inexplorado, música libre en el sentido de la cita de Sam Rivers, más allá de categorías.

viernes, 14 de enero de 2011

Vijay Anderson - Hardboiled Wonderland (Not Two, 2010)

Harboiled Wonderland, título del disco y por extensión del grupo tomado de la novela de Haruki Murakami, es el debut del batería de la Costa Oeste Vijay Anderson, muy diferente del estreno de la contrabajista Lisa Mezzacappa, que también contaba con su presencia.

La banda es una especie de doble trío con dos guitarristas: Ava Mendoza y John Finkbeiner, dos sopladores: Ben Goldberg al clarinete y Sheldon Brown a los saxos, y la percusión de Anderson y del vibrafonista Smith Dobson V. Esta inusual formación, en algunas piezas reducida a diferentes combinaciones, se traduce en una rica paleta de sonidos que da lugar a una obra sumamente intrigante. Llevo meses escuchando este disco sin digerirlo lo suficiente para atreverme a definirlo y aún me sigue pareciendo novedoso cada vez que vuelvo sobre él. Aunque se trata de una improvisación colectiva, parece muy estructurada y controlada, más cercana a composiciones contemporáneas que al jazz. La música fluye envolviéndote pausadamente, con sutiles pero constantes cambios y con diferentes capas de sonido a las que prestar atención. Un disco apasionante para oír muy atentamente.

Además de este Hardboiled Wonderland, el batería mantiene la banda Touch and Go, un sexteto de dimensión orquestal con el contrabajo de Lisa Mezzacappa, la trompeta de Darren Johnston, el clarinete de Ben Goldberg y los saxos de Aaron Bennett y Sheldon Brown. La West Coast del siglo XXI.

miércoles, 12 de enero de 2011

Sello del año (mención honorífica): Not Two

Si con su apabullante ritmo de publicación, Clean Feed ha sido para mí el indiscutible sello del año 2010, Not Two merece al menos una mención honorífica. Recogiendo la gran tradición de discográficas europeas consagradas al jazz, el sello polaco, empeño personal de Marek Winiarski, se ha convertido en el principal exponente del post-free más clasico, alejado por lo general de experimentos de corte más moderno.

Fundado en 1998, su nombre proviene del título de un disco de Lester Bowie editado en los 90 bajo la etiqueta GOWI, que el propio Marek había creado anteriormente con un amigo. Dedicado en sus primeros años a reflejar la fecunda escena polaca, poco a poco empezó a publicar discos de músicos americanos en gira por aquel país, a menudo mezclados con talentos locales. Uno de sus grandes hitos fue la edición en 2005 de una caja de 12 CDs del Vandermark 5 grabada en vivo en Cracovia. A partir de entonces el propio Ken y algunos de sus allegados, como Jeb Bishop o Dave Rempis se añadieron a su catálogo. Lo mismo ha ocurrido más recientemente con varios de los integrantes de la corriente neo-free aparecida en los 90 en torno a William Parker, como Matthew Shipp, Rob Brown o Joe Morris, que también han encontrado cobijo en un sello que no ha cesado de ganar en coherencia y calidad y que cuenta ya con alrededor de 150 referencias. Al jugoso contenido musical hay que sumar la cuidada presentación de los CDs, en un atractivo formato mini-LP.

2010 ha sido un año especialmente fructífero para Not Two. Aunque ninguno de sus lanzamientos ha acabado en mi top 10, al menos media docena de ellos se han quedado muy cerca. Ya he reseñado aquí la edición especial del Vandermark 5: The Horse Jumps And The Ship Is Gone y el del clarinetista Jason Stein: Three Kinds Of Happiness. De entre los dúos, que parecen la especialidad de la casa, mis preferencias se decantan por dos registros de quitar el hipo, Matthew Shipp con Sabir Mateen: SAMA, y Joe McPhee con Ingebrigt Haker Flaten: Blue Chicago Blues. Por otro lado, también ha presentado uno de los debuts del año, el del batería de la Costa Oeste Vijay Anderson: Hardboiled Wonderland. Y no menos brillante ha sido el disco firmado por el saxofonista portugués Rodrigo Amado: Searching For Adam. En 2011 seguiré muy atento a este sello de toda confianza que casi nunca defrauda.

martes, 11 de enero de 2011

World Saxophone Quartet - Yes We Can (Jazzwerkstatt, 2010)

La veteranía es un grado, más de 30 años lleva en la brecha este histórico cuarteto de saxofones, en los últimos tiempos algo desnaturalizado con la inclusión de otros instrumentos, pero que en este concierto berlinés de 2009 en celebración de la victoria de Obama vuelve por donde solía.

La banda presenta un invitado estelar, Kidd Jordan, el legendario músico de Nueva Orleans que fue precisamente el instigador del grupo, y ya como miembro permanente tras algunas sustituciones esporádicas, James Carter, ese fenómeno que iba a comerse el mundo y cuya carrera se diluyó en un derroche de talento mal aprovechado. Sin embargo, el de Detroit parece haber nacido para esta banda y está soberbio en todas sus intervenciones, luciéndose al saxo soprano en Yes We Can.

Ahora bien, los galones los siguen llevando los fundadores, esa institución del saxo barítono que es Hamiet Bluiett y sobre todo David Murray (un WSQ sin él no es lo mismo), que componen todos los temas salvo The River Niger, que firma Jordan. El disco se abre y cierra con incendiarias revisiones de su tema estandarte: Hattie Wall. Exuberante cóctel de free y funk, fastuosos ecos ellingtonianos, Great Black Music en todo su esplendor.

domingo, 9 de enero de 2011

Fenton Robinson - Somebody Loan Me A Dime (Alligator)


Fenton Robinson fue un tipo sin suerte. Nacido en Greenwood, Mississippi, se decidió por la guitarra eléctrica influenciado por T-Bone Walker. En los 50 dio sus primeros pasos en el negocio en Memphis, donde acompañó entre otros a Bobby Bland. Su primer paso por el estudio fue en una sesión para Duke de Roscoe Gordon. También en el sello de Don Robey grabó en 1957 el instrumental Freeze, pero Albert Collins se adelantó a publicarlo. Después vendría el famoso tema de Peppermint Harris As The Years Go Passing By, acompañado por James Booker, pero que hoy es recordado por la versión de Albert King. Junto a Larry Davis participó también en otro clásico, Texas Flood, pero sería Steve Ray Vaughan el que lo inmortalizó en su primer álbum.

En 1961 se trasladó a Chicago y tras unos años de oscuridad en 1967 grabó el que sería su tema bandera: Somebody Loan Me A Dime, obteniendo un relativo éxito local. Sin embargo, el que se llevó el gato al agua en 1969 fue Bob Scaggs, que lo incluyó en su primer álbum, una espléndida versión que contaba con la impagable presencia de un inspirado Duane Allmann como guitarra solista. Scaggs se adjudicó la autoría del tema, una historia tantas veces repetida que dio lugar al consiguiente litigio.

En 1971 firmó su primer LP, un fiasco comercial y artístico sobre el que es preferible pasar página, y por fin en 1974 Alligator le dió la oportunidad de grabar la que sería su gran obra: Somebody Loan Me A Dime, uno de los primeros LPs del recién estrenado sello de Bruce Iglauer. La que parecía que podría ser al fin el inicio de una fructífera carrera se truncó debido a su paso por la cárcel involucrado en un accidente de tráfico. Aún así, todavía grabaría otro LP para Alligator en 1977, I Hear Some Blues Downstairs, y otro más en 1984 inicialmente para el sello holandés Black Magic, Blues In Progress, retitulado después por Alligator como Nighflight.

Somebody Loan Me A Dime es sin duda la cumbre de su estilo. El disco es un compendio de algunas de sus mejores composiciones, sirva como ejemplo de la magnífica combinación del refinado sonido de su guitarra con su voz aterciopelada su particular versión del clásico de Jimmy Rushing y Count Basie Going To Chicago. Le acompañan Mighty Joe Young en la guitarra rítmica, Bill Heid a los teclados, Cornelius Boyson en el bajo y Tony Gooden en la batería.

sábado, 8 de enero de 2011

T-Bone Walker - Don't Throw Your Love On Me So Strong

T-Bone Walker fue uno de los pioneros de la guitarra eléctrica de blues, en los 40 sentó las bases del género con un estilo sofisticado que influenció entre otros muchos a B.B. King. Aquí lo tenemos en un magnífico ejemplo del inimitable sonido cristalino de su Gibson, una grabación realizada en Alemania en 1962 del clásico Don't Throw Your Love On Me So Strong, que un año antes había sido el primer éxito destacable de Albert King.

viernes, 7 de enero de 2011

Matt Bauder - Day In Pictures (Clean Feed, 2010)

Hasta ahora los discos del saxofonista Matt Bauder se habían inclinado hacia la experimentación más radical en un estilo post-braxtoniano de escucha exigente, como ocurre con su otra publicación de 2010, Paper Gardens (Porter), un jazz camerístico de exploración de texturas y masas sonoras.

Resulta sorprendente que sea el mismo músico el que firme una obra tan en la tradición como Day In Pictures. Bauder ha reunido un quinteto estelar con la centelleante trompeta de Nate Wooley, el piano delicado de Angelica Sanchez y la minuciosa rítmica de Jason Ajemian y Tomas Fujiwara, y unas composiciones sumamente atractivas que ha ido puliendo en los últimos años.

Bauder posee un sonido sobrio en el clarinete, más exuberante en el saxo, capaz de recorrer desde un estilo pre-bop hasta las técnicas más atrevidas del free, un amplio conocimiento de la historia que recuerda al James Carter de sus mejores días. Pero lo más deslumbrante aquí son las preciosas melodías, como en la sinuosa Cleopatra's Mood, la reflexiva Bill And Maza (con una espléndida intervención de la pianista) o la juguetona Reborn Not Gone. Un disco tan inesperado como admirable.

Aquí tenemos un vídeo reciente de Clepoatra's Mood, con un formato más íntimo que en el disco, a trío con la rítmica de Eivind Opsvik y Tomas Fujiwara.

jueves, 6 de enero de 2011

Sello del año, Clean Feed

El sello portugués Clean Feed ha superado las 200 referencias cuando va a cumplir 10 años de existencia, convirtiéndose en uno de los principales escaparates del jazz más creativo de la primera década del siglo. Lo que empezó como un modesto empeño ha ido adquiriendo cada vez más notoriedad, incrementando su ritmo de publicación con los años hasta alcanzar en 2010 la increíble cifra de 47 lanzamientos, toda una hazaña en los tiempos que corren.

Pedro Costa, su creador, mantiene también en Lisboa la tienda Trem Azul, y compagina esta actividad con la promoción de conciertos. Aunque ha dedicado una atención especial a los músicos portugueses, no se ha conformado con una visión localista, ni siquiera europea, y aprovechando la globalización se ha empeñado en documentar cada vez más a fondo la escena americana, centrada sobre todo en Nueva York, pero sin olvidar a Chicago y otras ciudades.

De la variada lista de novedades de 2010, tres han entrado en mi top 10: Ashcan Rantings de la Full Throttle Orchestra de Adam Lane, Day In Pictures de Matt Bauder, y Seeing You See de Keefe Jackson. Pero alguno más se quedó a solo un paso, como el fascinante Paradoxical Frog del trío de Kris Davis, Ingrid Laubrock y Tyshawn Sorey, sin olvidar discos excelentes como Ground Rush de Julian Arguelles, o Amnesia Brown de Kirk Knuffke, y aún me quedan otros muchos pendientes de escucha. El sello está dando además la primera oportunidad a numerosos nuevos nombres, y así presentó el que fue uno de los debuts del año, What Is Now de Lisa Mezzacappa.

A la dispersión inicial va dando paso un catálogo más coherente en el que algunos nombres se van convirtiendo en habituales. 2011 promete ser otro año entretenido a juzgar por el avance de lanzamientos previstos: un solo de Angelica Sanchez, que más adelante aparecerá también en el September Trio con Ellery Eskelin y Harris Eisenstadt, el debut de la banda de Aram Shelton Cylinder, un cuarteto de Daniel Levin con la presencia de Nate Wooley, que publicará con su quinteto otro de mis discos más esperados, el debut en el sello de Mostly Other People Do The Killing, un noneto de Tony Malaby con arreglos de Kris Davis, o una grabación repescada de los 90 de Tim Berne, que también firmará un dúo con Bruno Chevillon. Seguiremos a la escucha.

lunes, 3 de enero de 2011

Lisa Mezzacappa - What Is Known (Clean Feed, 2010)

Lo que aquí se nos ofrece es free jazz abordado con espíritu de rock, o jazz de garaje según definición de la propia Lisa Mezzacappa, una contrabajista que se mueve en la casi siempre olvidada escena del área de San Francisco y que tras una dilatada trayectoria como acompañante, ha sido una de las revelaciones de 2010 con su debut como líder con la banda Bait & Switch.

Completan este cuarteto la guitarra con tendencia al ruidismo de John Finkbeiner, el saxo abrasivo de Aaron Bennett, y la vigorosa batería de Vijay Anderson, que ha firmado otro estimulante debut con Harboiled Wonderland (Not Two), todos ellos antiguos colegas en la Full Throttle Orchestra de Adam Lane.

El disco incluye una cruda y enérgica versión del Lick My Decals Off Baby de Captain Beefheart y otra del tema de Steve McCall I'll Be Right Here Waiting que sirve a Mezzacappa para lucirse a solo. El resto son composiciones propias que honran a sus héroes musicales: Sun Ra, el Art Ensemble, Threadgill, pero que lejos de caer en la imitación, suenan genuinamente originales y actuales. Un disco refrescante como pocos.

Podéis oir What Is Known en Spotify.

domingo, 2 de enero de 2011

New Art Jazz Ensemble - Seeking (Revelation)


La historia del jazz está llena de parejas de músicos que se complementaron a la perfección. La que formaron el clarinetista y saxofonista John Carter y el trompetista Bobby Bradford desde mediados de los 60 hasta la muerte de Carter en 1991 no puede ser más ejemplar. Seeking, bajo el nombre de New Art Jazz Ensemble y publicado por Revelation, el sello de Jonathan Horwich y Bill Hardy, es el primero y mi favorito de una trilogía de discos que registraron con el mismo cuarteto entre 1969 y 1970. Este se grabó el 16 de Enero de 1969 y la rítmica la formaban Tom Williamson en el contrabajo y Bruz Freeman, hermano del saxofonista Von Freeman, en la batería. Después vendrían en una línea muy similar Flight For Four y Self Determination Music, ambos en Flying Dutchman, la compañía creada por Bob Thiele tras su paso por Impulse!, y ambos incomprensiblemente en los archivos de Sony BMG esperando reedición (solo algunos temas se incluyeron en el CD West Coast Hot junto a otros del pianista Horace Tapscott).

Bajo la foto de portada del LP aparecía un texto reivindicando que finalmente la West Coast tenía su grupo de free jazz. En pleno auge de la 'new thing' neoyorquina, Los Ángeles no era el lugar más propicio para ese otro jazz y al igual que ocurrió con las fabulosas bandas de Tapscott, este grupo no recibió el reconocimiento acorde a sus méritos simplemente por no estar en el sitio oportuno para recibir la atención de los medios. Es evidente que el legado de Ornette Coleman es la principal referencia de la banda. Carter había nacido en la misma ciudad de Texas, Fort Worth, y había tocado con él en su juventud, y Bradford parecía destinado a ser el trompetista titular del cuarteto de Ornette antes de que fuera sustituido por Don Cherry debido a su incorporación al ejército. Después pasaría por la banda a principios de los 60 sin que quedara constancia discográfica y finalmente aparecería en los 70 en Science Fiction y Broken Shadows. Fue precisamente Ornette quien se lo recomendó a Carter propiciando esta fructífera asociación.

Carter usa el clarinete, el instrumento al que se consagraría más tarde convirtiéndose en uno de sus grandes maestros, en solo un tema del disco, el seminal Stick And Stones, en el resto alterna la flauta, el saxo alto y sobre todo el saxo tenor, con el que se muestra como un intérprete más que solvente en un estilo incisivo que recuerda al de Dewey Redman. Bradford es un trompetista melódico, con raíces en el bop pero con la suficiente audacia para moverse con soltura en terrenos más libres. Salvo alguna estupenda grabación aislada con su Mo'tet, lamentablemente ha estado relegado a papeles secundarios en las últimas décadas. La banda posee el grado justo de libertad, su free-bop es un modelo de música inteligente y precisa sin perder la frescura y la crudeza tan característica del género. En cada uno de los discos de la trilogía, Bradford es autor de solo uno de los temas, en este caso firma Song For The Unsung, un blues en el que se puede apreciar la empatía del tándem saxo-trompeta y donde se lanza a un extenso solo.

Seeking está reeditado en el sello suizo hatOLOGY y es parte también de la caja de 3 CDs publicada por Mosaic el pasado año: John Carter & Bobby Bradford - The Complete Revelation Sessions.

sábado, 1 de enero de 2011

Jason Stein - Three Kinds Of Happiness (Not Two, 2010)

Este es ya el tercer disco de Locksmith Isidore, el trío que lidera el clarinetista Jason Stein, y el segundo con su actual formación, con el contrabajo rocoso y bluesy de Jason Roebke y el swing ligero de la batería de un comedido Mike Pride.

Tras su traslado a Chicago, Stein se dio a conocer como colaborador de Ken Vandermark en Bridge 61 y está dedicando todo su empeño al poco frecuente clarinete bajo, con la referencia siempre presente en el horizonte de Eric Dolphy, aunque él mismo cite también a Lacy como fuente de inspiración.

Three Kinds Of Happiness representa un cierto giro hacia más composición sin abandonar del todo la improvisación de obras anteriores. El disco es también más lírico y menos experimental que los precedentes, manteniendo casi siempre un pulso pausado y sereno que resalta la pureza del sonido del clarinete, y que solo se abandona en Arch and Shipp y en el bonus track Miss Izzy, grabado en vivo en el Alchemia de Varsovia, donde asoman algunos destellos de su cara más fiera. Stein ha pretendido crear un jazz atemporal y sin etiquetas y ha conseguido posiblemente su disco más equilibrado e inspirado hasta la fecha.